XXI-Xuntanza - Jornada II

La segunda jornada empieza con la concentración de los casi 500 participantes en la Plaza del Obradoiro, donde acompañados por guías, pudimos admirar el resultado de las recientes obras de restauración de la Catedral de Santiago de Compostela, para a continuación hacernos una gran foto de grupo para el recuerdo, en la escalinata de la Plaza de Platerías, con el Presidente de Telefónica España, el Director Territorial Norte, el Presidente de AGMT, otros miembros de la alta dirección de Telefónica y los organizadores del evento

Pero antes de posar todos juntos, para agradecer la asistencia del Presidente de Telefónica España a la Xuntanza y que realizase en nuestro nombre la ofrenda al Apóstol, el Presidente de AGMT y el Coordinador Regional Noroeste se acercaron hasta el Hostal de los Reyes Católicos para hacerle entrega de sendos recuerdos de esta jornada y hacer una foto de familia con algunos miembros de la Alta Dirección presentes en esta jornada 

Ordenadamente, los asistentes fuimos accediendo al Templo, la gran mayoría por la Puerta Santa, que solo está abierta cuando es Año Jubilar, para asistir a la Misa del Peregrino, que en esta ocasión fue presidida por el Excelentísimo Arzobispo de Santiago, Julián Barrio. En el transcurso del acto religioso, el Presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, realizó la Ofrenda al Apóstol. En la misma, hizo referencia a la situación vivida por los compañeros en activo durante la pandemia, resaltando que han sabido estar ahí, buscando ofrecer lo mejor de sí mismos, aportando soluciones que permitiesen proteger a las empresas y acceder sin incidencias a los servicios, infraestructuras e información.

Tras un breve receso para descansar, nos dirigimos a la Ciudad de la Cultura, un complejo diseñado por el arquitecto americano Peter Eisenman que está compuesto por varios edificios y espacios orientados a asuntos culturales y de entretenimiento, conectados por calles y plazas y dotados de una avanzado nivel tecnológico, entre los que se encuentra el Museo Centro Gaiás, uno de sus edificios más singulares, que destaca por la espectacularidad de su fachada y sus 43 metros de altura, y que fue el lugar elegido por la organización de la Xuntanza para que el restaurante Ruta Jacobea sirviese el almuerzo de confraternización y hermandad para todos los compañeros asistentes al evento.